Alta Suscriptores

Nombre:

Suscribirse
Darse de baja

Email:

agosto 2018
L M X J V S D
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Directorio de Webs de Pueblos de España
Inicio » Historia

Historia de poblado minero

A caballo entre la sierra y la costa onubense se encuentra la cuenca minera que ocupa la franja pirítica intermedia de la provincia, desde Aznalcázar en Sevilla hasta el Guadiana pasando por Riotinto, Valdelamusa, La Zarza, San Telmo, Tharsis y Herrerías. El inicio de estas explotaciones se remonta a épocas bí­blicas, teniendo gran esplendor en época romana y siendo las de Riotinto junto a las de Chipre probablemente de las más antiguas del mundo. El 95% de la pirita extraí­da en España ha sido históricamente de procedencia onubense.

fotoantigua2

Fruto de esta riqueza y de su explotación, hoy en clara decadencia, son muchos de los elementos patrimoniales que forman el legado industrial de la provincia. Muchas de las costumbres, de la arquitectura, de los apellidos que hoy nos encontramos por estos lares tienen su origen en ese periodo del siglo pasado de dominación inglesa que comienza en 1855 con la venta de las minas de Tharsis y que continúa a partir de 1873 cuando la Riotinto Company Limited (RTCL) comienza a explotar los principales yacimientos a cielo abierto. Estas dos compañí­as mencionadas pasaron por ser en su época las más importantes compañías mineras del mundo, siendo las que empleaban mayor número de mano de obra en España.

fotoantigua3
Para dar salida al material extraí­do en las entrañas de la tierra hubo que construir líneas férreas, con sus puentes, sus viaductos, etc., que acercara el material a la gran autopista de la época que era el mar. El primer ferrocarril minero construido fue el de Buitrón (1870, 49 km. Una de las primeras lí­neas de España), al que siguieron el de Tharsis (1871, 91 km) y Riotinto (1875, 84 km).

fotoantigua1
Justo en el punto de encuentro de esos dos medios de comunicación, tren y barco, se construyeron magní­ficos ejemplos de arquitectura e ingenierí­a industrial en acero que aún perviven, aunque algo mutilados: los cargaderos de mineral de Thasis (1971) y Riotinto (1876), ambos en la rí­a del Odiel de Huelva. Tienen su origen en los pier del sur de Inglaterra que surgen a principios del XIX para el tráfico marítimo, siendo utilizados hoy dí­a principalmente como lugares de esparcimiento y diversión. De similares caracterí­sticas es también el cargadero de Alquife, en Almerí­a.
hierro1web
Mucho más modesta fue la compañía Minas de Herrerí­as, que explotó el yacimiento del mismo nombre y otros de menor rango situados en la zona más occidental de la provincia, en el municipio de Puebla de Guzmán.
casa-curas
Para dar salida a las piritas extraí­das se aprovechó históricamente la navegabilidad del Guadiana, construyéndose por parte de The Bede Metal & Chemical Co. Ltd. una lí­nea férrea de 30 km inaugurada en 1888. La abrupta topografí­a de las márgenes del rí­o condicionó la construcción del cargadero y el sistema de transporte del mineral del tren al barco, convirtiéndose en un magní­fico ejemplo de ingenierí­a industrial. Guarda semejanza con los depósitos de minerales junto a la rí­a del Tinto en Huelva y con otro existente en el extremo opuesto de Andalucí­a: Las Menas (Almerí­a).
guadiana1web
El trazado de ese ferrocarril minero transcurre por los términos municipales de Puebla de Guzmán, El Almendro y El Granado, con un recorrido de aproximadamente 30 km. Actualmente el tramo final, desde la mina La Isabel hasta el Puerto de La Laja, de unos 17 km, fue adquirido por los Ayuntamientos implicados y convertido en Ví­a Verde del Guadiana para uso de bicicletas, paseantes y caballistas. A lo largo del recorrido y en sus proximidades existían otros núcleos de población habitados por el personal que trabajaba en las minas: Cabeza de Pasto, La Isabel, El Sardón, etc.
embarcadero1web
Uno de estos asentamientos se construye junto al embarcadero para dar alojamiento a los ingenieros de la mina, al práctico del Puerto y a los obreros, al igual que junto al embarcadero de Tharsis se construye en Corrales un poblado minero. Se organizan con una tipologí­a tí­pica de cuarteladas mineras (hileras de viviendas de una planta, adosadas, con cubierta de teja a dos aguas). Además de las viviendas se construyó el resto de maquinaria e instalaciones necesarias para el correcto embarque del mineral, como eran tolvas, planos inclinados, grúas, básculas, depósitos, muelles de atraque y casa de máquinas.